Recibir más de lo que corresponde en un siniestro. Por ejemplo, si tu moto vale 4000€ y tienes un siniestro, cubierto por la póliza, y recibieras un importe superior a esos 4000€