Factores que determinan el precio del seguro de coche

Tabla de contenidos

Por qué pagas lo que pagas por tu seguro

Edad, modelo de coche, años de carnet… Las aseguradoras utilizan muchos elementos para determinar el precio del seguro de coche. Cada uno tiene su peso específico, pero todos cuentan y por eso debes conocerlos.

Igual nunca te has parado a pensar en cómo sería el asegurado de coche ideal, pero puedes estar seguro de que tu aseguradora sí que lo ha hecho. Las aseguradoras de coche manejan miles de datos que les ayudan a ajustar el precio del seguro que ofrecen. Para ello repasan estadísticas de todo tipo acerca de siniestralidad de cada modelo de coche, de cada tipo de conductor y llegan a conclusiones que dibujan el cliente más rentable y el menos para después tomar decisiones al respecto. Y son estas decisiones las que notarás en el precio de tu seguro de coche, tanto en su cálculo como en el momento de la renovación.

Por fortuna o por desgracia, existen algunas limitaciones a los factores que pueden usarse para determinar el precio del seguro de coche. Así, por ejemplo, desde diciembre de 2012 no se puede cobrar más o menos por el seguro en función del sexo del asegurado, algo antes muy habitual y que permitía a las mujeres pagar menos por su seguro de coche.

Sin embargo, sí existen otros muchos elementos que la aseguradora tendrá en cuenta para darte un precio. Estos son los más importantes:

1) Edad

Como norma general, las aseguradoras penalizan a los conductores más jóvenes por su mayor índice de siniestralidad.

Cuando más joven, más pagarás de seguro. Esto quiere decir que si contratas joven, el precio del seguro debería ir disminuyendo. 

2) Años de carnet

Tu pericia al volante cuenta. Tu experiencia juega a tu favor, de forma que cuantos más años acumules, mejor.

3) Años asegurado

El número de años que hayas estado asegurado es importante y no sólo cuentan los de coche. Si antes has tenido seguro de moto, reflejarlo puede ayudarte.

4) Antigüedad del vehículo

Un vehículo nuevo es más seguro, pero también es mayor su precio de mercado. La disminución de la siniestralidad se compensa con cuestiones como su mayor valor venal.

5) Tipo de vehículo

El tipo de coche es importante. Como es lógico, los modelos de gama alta serán más caros de asegurar porque también lo son las reparaciones y lo mismo ocurre con los de siete plazas o cinco puertas frente a tres.

6) Historial de conducción

Los años sin accidentes o sin haber dado parte de ellos al seguro servirán para medir tu índice de siniestralidad. Cuantos menos, mejor.

7) Potencia del vehículo

Los coches más potentes tiende a ser más algo más caros, también de asegurar.

8) Coberturas a contratar

Como es lógico, tu nivel de aseguramiento también cuenta. Cuanto mayores sean las coberturas del seguro, mayor será también el precio.

9) Código postal

Donde vives también influye en el precio del seguro de coche, ya que hay ciudades y entornos más proclives a los accidentes.

× ¿Te ayudo?